La viuda negra o araña capulina


 

La viuda negra es una de los animales más venenosos del mundo. Esta araña capulina, como es conocida en Mexico, se encuentra en el octavo lugar de peligrosidad y su veneno es 50 veces más potenete que el de una serpiente de cascabel. En Mexico se reportan al año doce mil accidentes con viuda negra. Afortunadamente, existe un antídoto (Aracmyn), que es producido por un laboratorio mexicano, el Instituto Bioclon. Con Aracmyn los síntomas desaparecen en 15 minutos, y en un par de horas los pacientes son dados de alta.

 

Latrodectus mactans

Clase: Arachnida

Orden: Labidognatha

Familia: Theridiidae

Reproducción: ovípara

Distribución geográfica: en toda la República Mexicana, desde el nivel del mar hasta los 3,500 m.s.n.m.

Hábitat: cosmopolita, principalmente rincones fríos en los exteriores de las casas

Hábitos: diurnos y nocturnos

Muy venenosa, veneno neurotóxico

 

   Conocida por todos, la araña capulina es el animal de veneno más potente del país, e irónicamente, una de las arañas más abundantes en algunas ciudades como Guadalajara y Aguascalientes. Araña capulina es el nombre que se le da en el sur de México, por la semejanza de su negro y esférico abdomen con el fruto llamado capulín (Prunus serotina ssp. capuli). En el norte y centro del país es conocida principalmente como viuda negra, nombre inapropiado por ser falsa la creencia que asevera que invariablemente la hembra devora al macho tras copular.

    Latrodectus mactans vive tanto en regiones cálidas, como en templadas o frías, húmedas o secas, desde el nivel del mar, hasta los 3,500 m.s.n.m., tanto en el campo como en las ciudades, pero preferentemente en lugares frescos, húmedos y sombríos. En el campo la encontramos anidando entre la maleza, en hoyos de otro animal, debajo de troncos caidos o de piedras. En las ciudades habita fuera de las casas, principalmente bajo el calentador de agua y lavadero, entre los cacharros y escombro que se almacenan en los patios, bajo los quicios de las ventanas o en las esquinas de cuartos abandonados, fríos y bien ventilados. Es más abundante en las ciudades que en el campo, probablemente por existir en las zonas urbanas un mayor número de sitios propicios para anidar y menos predadores de quien protegerse.

    A diferencia de otras arañas, la capulina no teje una red típica, vive en refugios construidos por ella misma a base de marañas de hilos entrecruzados, muy duros y no pegajosos. Los hilos de la capulina se reconocen con facilidad ya que, al romperlos entre los dedos crujen de forma característica. En su refugio puede o no tener algún insecto capturado y envuelto para posteriormente ser devorado.

    La capulina produce toxinas neurotóxicas constituidas a base de polipéptidos y mucopolisacáridos, que actúan directamente a nivel de sinapsis en bulbo raquídeo y placa neuromuscular, impidiendo la excitación muscular en pulmones y corazón y provocando la muerte por parálisis cardiopumonar. Antes de presentarse estos síntomas letales, el paciente sufre otros, que dependiendo de la corpulencia del accidentado y la cantidad de veneno inoculada, varían en intensidad y prontitud en aparecer. Por lo general se presentan fuertes dolores, espasmos y contracciones en el abdomen y en los miembros inferiores, así como ansiedad y sensación de muerte, taquicardia y problemas respiratorios. Afortunadamente menos del 15% de las personas accidentadas se ponen graves, la gran mayoría, reciben una dosis de veneno muy inferior a la letal, por lo que muy pocas personas requieren suero específico para su recuperación. En caso de haber recibido una dosis mínima de veneno, los síntomas antes descritos, se padecen por tres o cuatro días y desafortunadamente, hemos constatado en no pocos casos, que ni el uso de analgésicos muy fuertes logran mitigar el dolor.

    En el sitio de la mordedura el efecto es mínimo, si acaso se observan (con la ayuda de un lente de aumento), un par de pequeñísimas perforaciones sobre una mácula enrojecida, similar a la de un piquete de mosco. El veneno no tiene efectos locales, por lo que en ocasiones y sobretodo cuando no se pudo observar al animal que produjo el accidente, la mordedura se puede confundir con el piquete de un alacrán; sin embargo, la sintomatología en uno y otro caso son muy diferentes, ya que los dolores y contracciones abdominales son característicos del envenamiento por araña capulina y no se presentan al ser picados por un alacrán.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar